DISCREPANCIA ENTRE EL CERTIFICADO MEDICO DEL EMPLEADO Y DEL EMPLEADOR

DISCREPANCIA ENTRE EL CERTIFICADO MEDICO DEL EMPLEADO Y DEL EMPLEADOR

Es frecuente que el empleado cuando enferma, recurra a su medico particular o a la obra social, y obtenga  un certificado con su dolencia, y eventualmente con dias de reposo.

Como contrapartida el empleador tiene la «facultad» de constatar la situación de salud alegada por el trabajador. Así es que el Art. 210 L.C.T. expresamente dice: Control. El trabajador está obligado a someter al control que se efectúe por el facultativo designado por el empleador.

Como sostiene Serrano Alou dicha potestad del empleador consiste en «hacer revisar al trabajador por médico de su confianza para constatar la situación, pero no para que sea su médico el que decida cuál es el tratamiento a seguir por el trabajador, ni para que de creerlo conveniente prive de efecto lo decidido por el médico del trabajador, ni siquiera para privar al trabajador de su derecho a percibir el salario, ya que ninguna de estas situaciones están previstas por la norma.

En reiterados casos, estos controles médicos del empleador, informan que las eventuales dolencias del empleado no ameritan reposo y que este debe concurrir a sus tareas.

Causandose  asi, una discrepancia entre el certificado medico del actor, y el certificado medico del empleador. En virtud de que la ley no prevee ningún mecanismo para dirimir la situación. Ante esa situación generalmente el empleador da por cierto su constancia medica, y suele descontar los días de ausencia, e intimar la reincorporación a sus tareas al empleado.

Esta actitud puede poner al trabajador en situación de despido, porque, según gran parte de la jurisprudencia, la actitud del empleador podría resultar  agraviante.

La Jurisprudencia en reiterados casos, ha resuelto que si el empleado puso a disposición el certificado medico, ante la discrepancia. es el empleador quien debe arbitrar los medios para obtener una nueva opinión, de una junta medica, de un organismo oficial o  otro facultativo, antes de tomar una decisión.

En la causa “Farías, Manuel Osvaldo c/ Nudo S.A. s/ Despido”, La Sala 1, de la Camara Nacional de Apelaciones decidio: “ Que existió una discrepancia entre lo dictaminado por el médico tratante del actor (que le diagnosticó reposo y tratamiento sin concurrencia al trabajo) y lo expuesto por los médicos patronales (que lo encontraron apto para continuar trabajando), y que frente a tal situación, la demandada debió arbitrar los medios necesarios para dirimir el conflicto, antes de decidirse a favor del criterio establecido por su médico y a la postre, realizar los descuentos salariales denunciados”. Ello en el marco de los principios de conservación del empleo (art.10 de la LCT) y buena fe (arts.62 y 63 de la LCT) que deben primar en toda relación laboral.

En sentido analogo se expreso la Sala VII, de la Camara Nacional de Apelaciones del Trabajo en autos BARBE Jose Maria c Metrovias SA s Despido, en expte 13563-2001.

Ante la discrepancia de los criterios medicos referidos a la capacidad o incapacidad presentada por el trabajador, y la ausencia de organismos oficiales, donde se pueda dirimir la cuestion, el empleador debe arbitrar los medios para determinar cual es la situacion del dependiente. En funcion del deber de diligencia art 79 LCT, y de control art 210 LCT.

En la Provincia de Santa Fe la ley provincial Nº 10.468, establece las siguiente facultades de la autoridad administrativa del trabajo, específicamente en el Art. 39 Inc. g) cuando dice: Convocar y realizar juntas médicas y todo acto profesional tendiente a la conciliación de las partes o al arbitraje en su aspecto médico, dichas juntas medicas son realizadas por la Oficina de Juntas Medicas del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social de la Provincia de Santa Fe, las que emiten un dictamen no vinculante para las partes.