TRABAJO EN NEGRO – TRABAJO NO REGISTRADO

TRABAJO EN NEGRO – TRABAJO NO REGISTRADO

Cuando se comienza a trabajar en relación de dependencia, está en cabeza del empleador la obligación de registrar la relación de trabajo, realizando los correspondiente aportes y contribuciones a la Seguridad Social.

Se denomina trabajo en negro a la relación laboral no registrada o que lo está de modo deficiente; puede conocérselo también como trabajo clandestino.

Ello genera para el trabajador falta de aportes al sistema de la seguridad social, lo que lo privará de una jubilación, no cobertura en caso de un accidente de trabajo por falta de un contrato de ART, y también carecer de los beneficios de una medicina prepaga u obra social.

¿Que ley Argentina protege al trabajador contra el trabajo no registrado o en negro?

La legislación laboral Argentina vía Ley Nº 24.013 (Art. 7 a 11 y 15) y Ley Nº 25.323 (Art. 1 y 2) determina el incremento de las indemnizaciones previstas por la Ley de Contrato de Trabajo N° 20.744 en caso des despido de un trabajador o empleado, que haya percibido todo o parte de su salario en negro o clandestinamente.

En los casos de empleo no registrado o parcialmente registrado, o comúnmente llamado empleo en “negro”, es importante que el empleado sepa que no pierde ningún derecho por esta situación, debiendo intimar al empleado a que registre ( blanquee) la relación, considerándose despedido caso en contrario.

La intimación que hace el empleado, es a través de un Telegrama Laboral cuyo envío el gratuito y se realiza por medio del Correo Argentino, debiéndose en él hacer constar los motivos de la intimación y sus fundamentos, consignándose detalladamente la real fecha de ingreso, remuneración, horario y categoría.

Al enviar el telegrama de intimación, conjuntamente debe enviarse el mismo telegrama a al AFIP, informándole de la intimación cursada al empleador, transcibiéndole el texto enviado, caso contrario no se podrán hacer valer posteriormente las multas que la ley 24013 impone al trabajo en negro o desfectuosamente registrado.

Desde el mismo momento en que el empleador recibe la intimación tiene dos opciones, o rechazar cada uno de los puntos que considere falsos o proceder a la registración del trabajador, en cuyo caso deber hacerlo en el plazo de 30 días corridos.

El rechazo o silencio del empleador, constituye INJURIA GRAVE suficiente, que habilita al trabajador a considerarse despedido y por ende a reclamar las indemnizaciones con las multas pertinentes.-

SR. TRABAJADOR NO DUDE EN CONSULTARNOS.-

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.